La importancia de los enlaces (I)

Cuando en el módulo 2 hemos ido de viaje por la blogosfera, has podido constatar que en la mayoría de los blogs utilizan poco el hipertexto en sus artículos. Incluso puede que te hayas dado cuenta de que muchos blogs usan (y abusan) de las imágenes para acompañar e ilustrar los artículos. «Una imagen vale más que mil palabras». Si lo dice la voz popular, debe de ser verdad, ¿no? Lástima que esta "voz popular" no actualice el concepto, adaptándolo a las TIC, proclamando también que "un enlace vale más que mil palabras". No olvidemos que, si publicamos artículos en un blog, lo hacemos gracias al apoyo de la WWW. Puede parecer evidente y ya lo sabes, pero quiero recordarte qué es una red de hipertexto.
Esto quiere decir que las páginas se enlazan unas con las otras y que, gracias a ello, podemos navegar por la red. ¿Te imaginas qué situación tan terrible llegar a una página web donde sólo hay texto? Cuando estamos consultando o visitando una web, esperamos que contenga enlaces que nos permitan continuar navegando haciendo clics si nos interesa lo que leemos, ¿verdad?

Al navegar a través de hipertexto podemos saber más sobre lo que leemos y ampliar la información sobre términos o situaciones que desconocemos. Consideramos positivo, e incluso esperamos y deseamos, que mientras leemos una página web podamos clicar sobre el nombre de un autor y encontrar su biografía, apretar en un enlace sobre el título de una canción para poderla escuchar, ver un vínculo para poder leer la noticia entera y conocer mejor la «fuente» de la información, etc.

Al publicar algo en un blog, conviene recordar todo esto: que la WWW, creada por todos, es útil porque las páginas y los textos que contiene están enlazados en una enorme telaraña de hipertexto.

A continuación, comparto algunos pequeños consejos que te pueden resultar de gran ayuda para encontrar un equilibrio en el uso de los enlaces en los artículos de tu blog.

1. Localiza los conceptos clave de lo que estás escribiendo y decide si hace falta reforzarlo con enlaces
Si lo consideras necesario, busca páginas web que desarrollen o amplíen los términos importantes e interesantes que mencionas en el artículo. Recuerda que la calidad global del artículo también estará condicionada por la calidad de los contenidos enlazados.

2. No conviertas tu blog en una enciclopedia en fascículos

A no ser que seas una de estas personas intratables que viven en un nivel lingüístico más elevado que el resto de los mortales, sólo tendrás que reforzar con un enlace algunas palabras de la anotación. Lo más habitual es que, si utilizas algún concepto per primera vez, es recomendable enlazar con alguna enciclopedia para facilitar al lector o lectora información complementaria acerca de lo que estás hablando. Recuerda que abusar de los enlaces tampoco es bueno.

3. Enlaza en el mismo idioma en que escribes
No todos dominamos el inglés, el francés o el catalán. Si no te queda más remedio que enlazar a un contenido escrito en otro idioma, no olvides indicarlo.

4. Enriquece
Podemos encontrar referencias de casi todo y de todo el mundo en la red, pero no hace falta buscar enlaces para todo lo que expliques. Enlaza sólo si, al hacerlo, aportas alguna cosa nueva.

5. No abuses
Intenta no utilizar más de dos o tres enlaces por párrafo. Recuerda que los enlaces suelen aparecer subrayados: esto puede dificultar la lectura del artículo. Enlaza sólo las palabras relevantes, aunque si mencionas títulos de noticias, libros o películas, lo mejor es enlazarlos completos.

6. Con un enlace es suficiente
Si repites la misma palabra dentro del mismo artículo que estás redactando, no es necesario enlazarlo cada vez.

7. ¡Creatividad al poder!
Según la temática del blog será más fácil enlazar o no. Aunque en la mayoría de los casos muchas de las cosas que mencionas serán enlazables: no olvides que en internet hay de (casi) todo.

8. No olvides enlazar las noticias
Esto facilitará a tus lectores y lectoras el estar bien informados, acceder a las noticias completas en su formato original, y conocer qué medio las publicó y en qué circunstancias.

9. Comprueba los enlaces
Copia correctamente las URL y, una vez las publiques en el blog, recuerda visitarlas para comprobar que funcionan correctamente. No hay nada más frustrante que un enlace mal puesto o roto.

-cierra esta ventana cuando acabes de leer el contenido-
Last modified: dimarts, 5 gener 2016, 3:00